Introducción

Lulú es un relato oscuro sobre una niña consentida por sus padres, quienes harían cualquier cosa por verla sonreír.

Tiempo de lectura: ~ 2 minutos

Lulú

Lulú era hija única, pequeña con pelo rizado y oscuro, el único amor de sus padres ya que su nacimiento había sido un suceso anhelado por años y cuando comenzaban a perder las esperanzas, había sucedido.
La familia llevaba una vida normal, el padre era empleado público y la madre costurera.
El día antes del cumpleaños de Lulú, cansada con los preparativos, la madre reposaba en el sillón sosteniendo a Lulú en brazos, la mecía mientras tarareaba una melodía agradable.
Era una tarde cálida, el cielo con un tono ocre con apenas unas nubes anunciaba que el cumpleaños sería perfecto, tenía que serlo.
El padre, que en ese momento acababa de llegar del trabajo quedó embelesado ante tal escena, se veían hermosas, incluso tuvo una ligera sensación que podría describirse como celos, pero se le pasó cuando ambas, al darse cuenta que él se encontraba presente, lo recibieron cálidamente.
“Mamá tu corazón suena muy lindo, parece como si quisiera salir” fueron las palabras de Lulú antes de quedarse dormida en los brazos de su madre. La madre y su esposo intercambiaron una sonrisa y llevaron a la niña a su habitación.
La mañana del cumpleaños, el padre fue el primero en despertar y sin hacer el menor ruido se dirigió a la habitación de Lulú.
La niña dormía profundamente, la besó en la frente y comenzó a cantarle el feliz cumpleaños esperando a que ella abriera los ojos. Al terminar la canción colocó ante ella una pequeña caja envuelta en papel de regalo con un gran moño.
La sonrisa de Lulú era un tesoro invaluable, su padre daría cualquier cosa por ella. Cuando Lulú abrió la caja esa sonrisa que tanto anhelaba apareció una vez más. Ella se incorporó en la cama y abrazó a su padre, dándole las gracias y mostrando aún más su sonrisa.
Volvió a contemplar una vez más su regalo, era una caja de cristal con un pequeño pedestal en su interior sobre el que reposaba una masa amorfa color rojizo, parecía moverse ligeramente con un ritmo que se iba apagando.
Había recibido un regalo muy hermoso.